Huevos y botellas podridas: 6 maneras en que los constructores se vengan de un cliente codicioso