Calentamiento de un balcón: ¿en qué casos será inútil?