Conchas decorativas en el interior: huele el mar